Precisamente The Mar-Keys, con Cropper a la guitarra, grabaron en 1961 el single millonario 'Last night'. Pero al mismo tiempo, Booker T. y Cropper habían puesto en pie el grupo The MGs, con Steinberg y Jackson, ex batería del grupo de Roy Milton. En 1962 hicieron su debut con 'Green onions'. El tema iba firmado por los cuatro músicos, aunque su composición se debía en gran parte a Steinberg: precisamente él contribuyó notablemente en la escritura de otros éxitos como 'Chinese checkers', 'Mo'onions' y 'Soul dressing', pero más tarde fue sustituido por Donald "Duck" Dunn. Las razones de la sustitución se deben atribuir a su alcoholismo. Con la llegada del año 1964, tanto The Mar-Keys como The MGs, que juntos, como músicos de estudio, habían puesto en pie el grupo base de Stax Records, se volvieron tan intrépidos y famosos como para poder manejarse por sí solos y convertirse en músicos fundamentales para la carrera de Otis Redding, Sam and Dave y Wilson Pickett

The MGs sabían trabajar con precisión y puntualidad en estudio, y sabían caracterizar a la perfección su música. Su secreto estaba en tener un sonido potente pero también refinado en las secciones rítmicas, eficaces y relajadas. Es un sonido cool, que con frecuencia contrasta con el estilo emotivo de los cantantes, pero que ha dado discos adecuados a todos los gustos y, sobre todo, a todos los tiempos. The MGs eran incansables: trabajaban como grupo en directo de Otis Redding, y en sus ratos libres estaban en el estudio de grabación para registrar sus temas o también versiones de otras canciones. A finales de los sesenta, The MGs empezaron a adoptar un estilo más ligero y menos blues, enfilando una serie de éxitos consecutivos: 'Hip hughery Groovin'', en 1967, 'Soul limbo' y 'Hang'em high', en 1968, y 'Time is tight', en 1969. Este último tema era parte de la banda sonora escrita por Booker T. para la película, comprometida con el movimiento negro, 'Uptight'.


En 1979 Booker T. y su grupo, The MGs, volvieron a los primeros puestos de las listas de éxitos ingleses con una reedición de 'Green onions', su éxito de 17 años antes. Una de las pocas bandas de los años sesenta compuesta por blancos y negros, con ese sonido enriquecido por los solos de órgano de Booker T., estaba capturando la imaginación de una nueva generación de seguidores. Aquel rhythm and blues compulsivo pero también refinado y cool había sobrevivido al momento de gloria del soul y al colapso de compañías tan prestigiosas como Stax. 'Green onions' se había convertido en un tema mítico, ligado indisolublemente a los años sesenta, tanto como para ser incluido en la película American Graffiti, de George Lucas, y en Quadrophenia, de Frank Rooddam: es decir, que aquel tema era adecuado como banda sonora para la vida tanto de los jóvenes estudiantes californianos de 1962 como de los "mods" en el Londres de 1964.
'Green onions' había surgido casi por casualidad durante una jam-session en la que el órgano de Booker T. Jones (nacido el 12 de noviembre de 1944) estaba moldeando una figura melódica puntualizada por la clara guitarra tocada por Steve Cropper. Esa improvisación salió tan bien que en seguida se pensó en estudiar una serie de arreglos, con el acompañamiento decidido y elegante del bajista Lewis Steinberg y del batería Al Jackson. Era 1962, y 'Green onions' se convirtió en un éxito internacional. Booker T. Jones era aún un joven estudiante cuando en su tiempo libre empezó a tocar en los estudios Stax de Jim Stewart, en Memphis. Fueron días de ensayos e improvisaciones, hasta que llegó Steve Cropper, un chico blanco que se había trasladado a Memphis desde su Missouri natal en 1951. Cropper, un verdadero genio, había contribuido al nacimiento del grupo soul The Mar-Keys en 1958, y en 1959 había escrito 'Flea circus' para Bill Justis.
En 1979 Booker T. y su grupo, The MGs, volvieron a los primeros puestos de las listas de éxitos ingleses con una reedición de 'Green onions', su éxito de 17 años antes. Una de las pocas bandas de los años sesenta compuesta por blancos y negros, con ese sonido enriquecido por los solos de órgano de Booker T., estaba capturando la imaginación de una nueva generación de seguidores. Aquel rhythm and blues compulsivo pero también refinado y cool había sobrevivido al momento de gloria del soul y al colapso de compañías tan prestigiosas como Stax. 'Green onions' se había convertido en un tema mítico, ligado indisolublemente a los años sesenta, tanto como para ser incluido en la película American Graffiti, de George Lucas, y en Quadrophenia, de Frank Rooddam: es decir, que aquel tema era adecuado como banda sonora para la vida tanto de los jóvenes estudiantes californianos de 1962 como de los "mods" en el Londres de 1964.
MP3 Player requires JavaScript and the latest Flash player. Get Flash here.
VOLVER