A finales de 2013, Norah Jones y Billie Joe Armstrong publicaron Foreverly, un disco conjunto. Es significativo que dos compositores que partieron de dos mundos aparentemente opuestos -del jazz vocal la primera y del punk- pop, el segundo-, encontrasen el territorio común en rehacer Songs our daddy taught us, un disco editado por los Everly Brothers nada menos que en 1958.

El 3 de enero, pocas semanas después de que aquel álbum les volviera a poner en la palestra, aunque fuera de rebote, fallecía Phil Everly, el más joven de los dos componentes del dúo. Un efisema pulmonar, que los médicos achacan a una vida de adicción al tabaco, se lo llevó poco antes de cumplir los 75 años.

Ese disco era su segundo álbum. A pesar de que en el primero, homónimo, se encontraban sus primeros éxitos, Songs our daddy taught us revisitaba canciones tradicionales. Porque como se ha recordado en casi todos los textos de homenaje escritos tras la muerte de Phil, la peculiaridad de los Everly Brothers es que llevaron al rock and roll la tradición, no la rebeldía.


Quizás por ello, mientras el resto de su generación se apagaba a finales de los cincuenta -Elvis en la mili; Buddy Holly, fallecido; Jerry Lee Lewis, Gene Vincent, Chuck Berry o Little Richard sumidos en problemas de adicción o escándalos- ellos conseguían afrontar el tránsito a ese nuevo universo que fueron los sesenta. Resultaban igual de atractivos para los oyentes de country que para los de pop. Eran un grupo para padres y para hijos. Y sobre todo supieron conquistar al público británico. Aunque su éxito se redujo en su país, EE UU, en Reino Unido resistieron hasta casi el final de los sesenta.

Su influencia, esas armonías vocales que fueron su marca de fábrica desde su primer éxito, Bye, bye love, en 1957 (al que seguirían otros números uno como Wake up little Suzsie; All I have to do is dream y otra media docena en apenas tres años), se puede reconocer en los Beatles, Beach Boys, The Byrds, Simon & Garfunkel y Bonnie Prince Billy; o en el pop nórdico en un rango que va de Abba a Kings of Convenience. Hasta en España. Las similitudes del Dúo Dinámico, que no olvidemos que fueron los pioneros del pop nacional, con los Everly Brothers no son para nada casuales.

Aseguraban que su forma de cantar se la debían a que habían crecido haciéndolo juntos. Phil nació en Chicago el 19 de enero de 1939. Su hermano Don, dos años antes en Kentucky de donde era natural su padre, Ike Everly, un minero del carbón convertido en músico de country. Tuvieron una infancia errante entre Indiana y Tennesse hasta que los dos hermanos se establecen en Nashville, donde trabajan como compositores para otros y graban Bye bye Love, que se convierte en un enorme hit que vende más de dos millones de copias.

En 1973 se disuelven por primera vez de una forma bastante escandalosa. En un concierto en California, Phil aplasta su guitarra y deja el escenario mientras Don anunciaba al público la disolución del dúo. Volverían en 1983. Su disco de regreso EB84, lo produjo el británico Dave Edmunds e incluía un tema compuesto ex profeso por Paul McCartney. En 1986, cuando el Rock and Roll Hall of Fame abrió sus puertas, ellos estaban entre los primeros invitados a ingresar en la institución que pretende establecer el canon oficial de la historia del rock. En 1988 publican el que sería su último disco de estudio, Some hearts.

Pero siguieron tocando en directo hasta hace no tanto. En 2003 abrieron para Simon y Garfunkel. En 2005 hicieron su última gira británica y en 2010 se les podía oír cantando en una canción de Edan, el hijo de Don.

Un afectado Don expresaba su sorpresa porque hubiera sido Phil el primero en irse. El pequeño de los Everly estaba casado y tenía dos hijos y dos nietas.
LOS TRASTOS VIEJOS TAMBIÉN TIENEN UN RECUERDO PARA TI PHIL..DESCANSA EN PAZ
VOLVER