Hoy estamos de buen humor y vamos a ejecutar todo nuestro repertorio sin errores.Para ello contaremos con seis días,cuatro horas y treinta y dos minutos. Creo que es tiempo suficiente para tocar media docena de canciones....Y hablando de canciones...no nos vendría nada mal un cantante o una cantante...ésto último es más complicado...¡No por Dios...!Que nadie piense que va a sufrir ningún ataque de carácter sexual o arrumaco pertinaz por parte de los Trastos Viejos,En caso de que eso ocurriera ella llamaría a su marido y a sus siete hijos y nos darían un paliza morrocotuda, es más bien por la puesta en escena.
Ella tendría que  ser algo así como Bonny Tyler en plan rockera y como María Callas en plan Prima Donna...Muy arreglada siempre y oliendo a  "Le Must de Verteder"... mientras que si es un cantante puede cantar cosas  de jazz o de rock en plan macarra (eso lo es cualquiera y si no, ahí está Juan Ignacio Wert), todo lo más a lo Yves Montand...y si tiene que ser fino pues con una pajarita negra se arregla todo.Eso para cantar tipo Andrea Boccelli.( En éste caso también unas gafas negras )
También podríamos poner unos tragafuegos y enanos malabaristas para hacer un número del Cirque du Soley,soley.
MUSICA POR LA CARA
El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero de todas las experiencias vacías que existen, hay que reconocer que es una de las mejores.Woody Allen..

El amor empieza siempre con una sonrisa y siempre termina con una lágrima.Trastos Viejos.

Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.Groucho Marx.

El amor es como la ayudante del mago....primero deslumbra y luego desaparece.Trastos Viejos.

Las películas de Walt Disney son como las prostitutas..aptas para todos los públicos.Trastos viejos.

Mejor no le digas a tu médico que se te ha quitado el apetito por que estás enamorado...Te vas a forrar a tomar "Prozac".Trastos Viejos.

NOSOTROS
MUSICA
FOTOS
VIDEOS
ESTRELLAS
DIARIO
AMIGOS
COMIC
BITACORA
CONTACTO
INICIO